Este sitio web utiliza cookies para poder brindarte la mejor experiencia.

El escabroso y oscuro lado de las redes sociales

Tal vez el título pueda parecer un poco exagerado, pero las redes sociales tienen un lado oscuro cuyo límite puede ser cruzado en cualquier momento. Por eso nos hemos dado a la tarea de alertarte y evitar que pases al lado oscuro. Quédate justo del lado donde las redes no controlen todos los aspectos de tu vida.

¿Cuántas veces has escuchado o leído sobre todas las bondades de las redes sociales? Déjame responder, cientos de veces y ¿Sabes? Lo mejor es que… ¡Todas son ciertas! Son una extraordinaria herramienta de información que te permiten estar al día sobre todos los temas relevantes del planeta, de tu país, tus marcas favoritas, artistas del momento, de tus conocidos, familiares y amigos. La cantidad de información que se mueve en ellas es impresionante, en cuanto al volumen y variedad. Sólo en Facebook los usuarios comparten más de 680.000 tipos de contenidos distintos por minuto.

Pero otra de sus grandes cualidades es que tú mismo eres el creador de contenido único y original, (bueno excepto esa gente que se roba los tweets o post ajenos, ellos no) en fin, a cada segundo alguien en el mundo está compartiendo alguna foto, algún video o algún meme, que será visto y comentado por su círculo de seguidores, o con suerte, por millones de personas más. ¡Eres el foco de atención por un momento, genial!

Hasta aquí todo luce bien ¿No? Entonces, ¿qué podría salir mal? En realidad nada, si eres una persona que puede vivir sin actualizar o estar al pendiente de sus redes sociales cada 2 minutos y, eres capaz de interactuar con otros seres humanos fuera del plano digital. Pero si te genera ansiedad o molestia no poder acceder prontamente a ellas y pasas demasiado tiempo al pendiente… ¡Agarrate! Las cosas se podrían descontrolar.

redes sociales

Según datos de la Asociación Mexicana de Internet AMIPCI, publicados en el 11° estudio de los hábitos de los usuarios de internet en México 2015, los mexicanos pasan aproximadamente 6 horas con 11 minutos conectados a Internet al día, usando el 85% de ese tiempo para estar en las redes sociales. Conforme la tecnología nos permita tener aún más facilidades para acceder a Internet, estos datos crecerán exponencialmente, entonces la pregunta será o es la siguiente ¿Cuánto tiempo de tu vida estás invirtiéndole a las redes sociales?

Vida virtual vs vida real

El problema no es sólo la cantidad de tiempo que se pasa en las redes, si no las implicaciones que esto tiene. ¿Te has preguntado alguna vez todo lo que podrías hacer si no estuvieras conectado todo el tiempo? Y, ¿por qué simplemente no lo haces?

Algunos hablan de un término principalmente asociado a sustancias prohibidas, pero que también puede aplicar para esto… adicción. Existen estudios al respecto, por ejemplo la Universidad de Harvard en 2012 descubrió que la interacción en redes, activa las mismas zonas del cerebro que el consumo de cocaína y otras drogas.

Por otro lado, la Booth School of Business (Universidad de Chicago) dice que las redes sociales son más adictivas que el alcohol o el cigarro, además que las personas ceden más fácilmente a la tentación de “consumirlas”, ya que este es un deseo más fácil de satisfacer, a diferencia del alcohol o el cigarro o… (inserte aquí el nombre de su vicio favorito) el acceder a las redes no implica un gasto mayor, lo que facilita el desarrollo de la adicción.

redes sociales

Entonces, como en todas las adicciones aparecen cambios físicos y trastornos emocionales, la mente comienza a enfermar. De hecho, hay gente que desarrolla problemas de ansiedad, trastornos del sueño, frustración, pensamientos obsesivos, etc. Gente que no puede parar de revisar su celular en búsqueda de notificaciones cada dos minutos, o gente que no para de comprar su vida con los demás gracias a todo lo que ve en Facebook, los que se obsesionan stalkeando a su crush o mucho peor, a su ex.

Estas acciones son las que comienzan a afectar la vida cotidiana de las personas y gradualmente su salud. Seamos honestos todo en exceso es dañino, y el que nunca se haya quedado despierto hasta las 3 am o más, revisando el Facebook, que aviente la primera piedra; aunque existe una gran brecha entre desvelarse algunas veces usándolas y vivir únicamente con la meta de tener la mayor cantidad de likes en tu selfie o tu última publicación.

Por eso aquí te dejamos algunas de las señales de alerta para que no te conviertas a en un adicto a las redes sociales:

El hecho de no poder conectarte y revisar tus notificaciones, te produce molestia

Es normal que tengas ganas de interactuar frecuentemente a través de las redes sociales con la gente que aprecias, pero lo que no es normal, es que no puedas dejar de revisarlas cada 5 minutos y que te cause ansiedad o estrés cuando no puedes hacerlo.

Despertar e irte a dormir con el Smartphone en la mano.

Si lo primero y lo último que haces en tu día es revisar tus notificaciones, es señal de un fuerte apego emocional. Sentir pánico si no tienes tu celular cerca. Esto además de ser una señal de que tienes dependencia a las redes sociales, es síntoma de una fobia llamada Nomofobia, que significa: miedo irracional a no traer celular. Nomo es por No mobile (no celular, en inglés), y fobia, por la angustia que provoca. Un malestar propio de la era digital.

Poner en riesgo tu seguridad o la de otros por no poder dejar de mirar la pantalla

Si vas caminando por la calle, bajando escaleras, conduciendo (coche o bicicleta), cocinando… etc. ¡Tienes que dejar de ver tu celular y poner atención! Los accidentes pueden costarle la vida a alguien, bueno está bien… estoy yendo muy lejos, pero la realidad es que hay gente que ha sido atropellada por ir texteando mientras cruzan la calle o que han sufrido caídas o golpes por la misma razón y qué decir de choques automovilísticos. Muchos accidentes se pueden evitar si se pone atención.

Sentir ansiedad o depresión si la gente no reacciona a tus publicaciones

Todos alguna vez nos hemos sentido mal cuando el meme de novedad que compartimos, no tiene el éxito que esperábamos y nadie le da like, pero es una sensación que no debe trascender… o debería, porque si un acontecimiento como ese te deprime o te angustia severamente, eso no es normal.

No parar de ver el perfil y las fotos de alguien

Cuando conoces a alguien y te interesa es normal que quieras saber más de la persona en cuestión, qué le gusta, que no, qué tipo de música prefiere y si se puede ver una que otra foto ¿por qué no? Pero cuando tu pasatiempo favorito es meterte a husmear en su perfil, y pasas horas leyendo y viendo comentarios viejos… Tienes problemas y es hora de pedir ayuda. Pero la señal más importante de todas, si tu salud física y emocional comienza a verse afectada por pasar muchas horas conectado, es momento de considerar la posibilidad de pedir la ayuda de los profesionales.

Si después de leer esto sientes que todo está bajo control con tu uso de las redes, ¡te felicitamos! Sigue así. Si se prendieron algunos foquitos de alerta en tu cabeza, te invitamos a hacer uso de algo llamado fuerza de voluntad para disminuir el uso excesivo de éstas, pero si sientes que eso no es suficiente es momento de pedir ayuda.

redes sociales


Fuentes:
https://amipci.org.mx
http://www.muyinteresante.es
http://www.cosmoenespanol.com
https://actualidad.rt.com