Este sitio web utiliza cookies para poder brindarte la mejor experiencia.

Facebook, factor de estrés entre los usuarios

Facebook es la red social por excelencia. Vemos noticias, compartimos bromas y charlamos con amigos ahí, pero nunca nos hemos puesto a pensar en los efectos psicológicos que vienen de estar todo el tiempo en contacto con el mundo. La realidad es esta: Facebook llega a dos billones de personas cada mes y cuenta con más de un millón de usuarios activos, cada uno de ellos comentando, compartiendo, dando likes a diestra y siniestra y muchos de estos usuarios son adolescentes que son la población más propensa a crear adicciones.

“…Y aún así decidieron empaquetarlo y venderlo, venderlo, venderlo”

Sean Parker, el primer presidente y co-fundador de Facebook, asegura que cada “like” y comentario que nos llega en Facebook es un golpe de dopamina que explota las partes más vulnerables de la psicología humana a propósito para mantener a los usuarios de Facebook enganchados; Parker añadió en otra entrevista que los creadores e inversionistas de las redes sociales más populares sabían de este efecto y “decidieron hacerlo de igual manera.”

“No se si realmente entendía las consecuencias de lo que estaba diciendo, por las involuntarias consecuencias de una red cuando crece al billón o 2 billones de personas y… literalmente cambia tu relación con la sociedad, entre nosotros… Probablemente interfiere con la productividad en formas extrañas,” dijo Parker.

¿Alguien podría pensar en los niños?

Los efectos podrían no ser tan aparentes en los adultos de hoy en día que crecieron sin redes sociales o celulares inteligentes, pero sí se puede estudiar en los niños y adolescentes. Un estudio publicado en el sitio oficial de Science Daily hecho en Montreal con adolescentes entre los 12 y los 17 años dice que el problema real recae en las personas que tienen más de 300 amigos pues se halló que estos tenían niveles de cortisol (hormona que se libera como respuesta al estrés) más altos, sin embargo los likes y los comentarios ayudan a bajar los niveles de esta hormona

La Profesora Sonia Lupien, autora de la investigación advirtió, “Varios estudios demuestran que puede tomar hasta 11 años antes de que se muestre una severa depresión en niños que consistentemente han tenido altos niveles de cortisol.”

¿Qué dicen los adolescentes?

Por otra parte, el portal para padres Common Sense Media, hizo otra investigación acerca de los tiempos que pasan los adolescentes en las redes sociales y la forma en la que este tiempo les afecta. El estudio demuestra que los adolescentes están dejando de lado a Facebook por plataformas enfocadas a la fotografía y el video como Instagram y Snapchat, el último demoliendo a los anteriores en la encuesta. En general, los adolescentes apuntan que las redes sociales los hacen sentir mejor, menos deprimidos, menos ansiosos y más aceptados por el mundo que les rodea. Desgraciadamente no todo es miel sobre hojuelas,el estudio explica que el 72% de los adolescentes piensan que las redes los están manipulando de alguna manera. También se muestra que los adolescentes con problemas emocionales son más propensos a ser afectados de forma negativa. El 39% dice que usar redes sociales les hace sentir solitarios, el 29% dice que los hace sentir más deprimidos y el 15% dicen que los hace sentir peor acerca de ellos mismos. Sin embargo, las estadísticas más fuertes acerca de estos adolescentes es que el 43% de ellos se siente mal si nadie les da like o les comenta mientras que el 35% dicen haber sido víctimas de cyberbullying, números que podrían asustar a cualquier padre. 

¿Sólo afecta a los adolescentes?

Como ya explicamos, los estudios más extensos  sobre el efecto de las redes sociales en la mente humana fueron hechos en adolescentes. Sin embargo, los adultos no están exentos de ellos pues en Estados Unidos se llevó a cabo un estudio que arrojó como resultado que muchas personas están cambiando la forma en la que usan las redes sociales, más específicamente Facebook. El 54% de los encuestados anotaron que han cambiado su configuración de privacidad en lo que va del año 42% asegura haber hecho una pausa de la red social por varias semanas o más y el 26% dicen haber borrado la aplicacion por completo de su celular. En general, el un 74% ha hecho alguna de las 3 actividades mencionadas.

Esto puede ser una gran ola de cambios para Facebook, pues cada vez más personas deciden apartarse de la aplicación. Por ejemplo, en el mismo estudio el 44% de los usuarios entre 18-29 años (que son los más jóvenes) han apuntado que borraron la aplicación en el último año casi cuatro veces más que los usuarios arriba de 65 años que han hecho lo mismo.

Las vacaciones del networking

¿Pero entonces que hay que hacer? Un estudio hecho en la Universidad de Queensland en Australia encontró que cortar completamente el vínculo con las redes sociales no es lo mejor. Hacerse a un lado podría ser beneficioso, ya que los efectos no se muestran hasta después de varias semanas y no duran mucho.

El estudio consistió en tomar 138 usuarios de Facebook y dividirlos en dos grupos: los que seguirían usando el producto con normalidad y los que tomaban descansos de 5 días de la plataforma, al final del estudio se tomaron muestras de saliva que indicaron que el segundo grupo mostraba niveles de cortisol más bajos que aquellos que no salieron de Facebook para nada. Sin embargo, aquellos que hacían pausas de Facebook notaron que bajaba su bienestar y que se sentían insatisfechos con su vida sin la red social, demostrando que realmente te hace sentir infeliz estar fuera de contacto con tus amigos y familiares, como con el mundo, pues también es el canal de noticias primario de muchos.

En general, el público está muy a disgusto con la red social, ya sea por el manejo de datos personales o por lo que se publica (o no se publica) en la misma. Tal vez es un buen momento para crear una cultura de break en la que todos empecemos a tomar vacaciones cortas de las redes sociales de vez en cuando.


Fuentes

www.commonsensemedia.org

www.pewresearch.org

www.techtimes.com