Este sitio web utiliza cookies para poder brindarte la mejor experiencia.

YouTube: la delgada línea entre los filtros y la discriminación

 

Este 2017 no ha comenzado muy bien para YouTube, solo han pasado unos meses del presente año y ya está en el ojo del huracán. El escandalo ya comenzó causar estragos, que se han visto reflejados en la salida de anunciantes publicitarios, que son, ni más ni menos, importantes marcas de renombre. ¿Cómo saldrá de esto el canal más famoso de videos del mundo?

Por si no lo recuerdas o de plano no te enteraste, recientemente YouTube fue acusado de homofóbico y de discriminar algunos contenidos con temas “sensibles” para algunos sectores conservadores de la sociedad, debido a los filtros de restricción (el modo restringido) que puso sobre contenido de la comunidad LGBTT, que no incurren en ninguna falta a la moral; me refiero a que no son videos con pornografía, violencia, lenguaje obsceno, o etc.

Claro que el uso del modo restringido, implementado en 2010, que permite bloquear el contenido no apto para menores de edad, es fantástico pues los padres de alguna manera pueden sentirse más tranquilos por los videos a los que sus hijos tienen acceso, pero ¿por qué YouTube consideró o clasificó el contenido LGBTT como no apto para menores? ¿En serio, en pleno siglo XIX? Obviamente esto generó controversia que hizo eco en las redes sociales.

El caso más reciente fue el del Youtuber Javier Ruescas, que dio a conocer en su cuenta de Twitter el siguiente mensaje: “YouTube me ha censurado un vídeo. Encontrad la diferencia entre estas dos imágenes. Qué triste”. Además, publicó una imagen que compara una búsqueda común en la plataforma, con una realizada con el modo restringida. En el segundo caso, YouTube omite el resultado “Gays y transexuales en la literatura juvenil”.

Además de Javier, otras personalidades del Internet como Tyler Oakley, alzaron la voz para expresar su molestia a través del hashtag #youtubeisoverparty. Oakley declaró en un tuit, estar “perplejo” porque uno de sus vídeos “estaba bloqueado”, este estadounidense cuenta con 8 millones de suscriptores, por lo que la molestia creció y creció entre la gente, que descubrió que no solamente existía un mal uso de los filtros de restricción para el contenido LGBTT, si no para muchos otros que tampoco representan un peligro para los menores de edad.

Ante esto, YouTube dio la cara y ofreció una disculpa a todos los afectados mediante un comunicado en el que, básicamente, explica que todo había sido un error y que su herramienta (el software o inteligencia artificial que regula el filtro de contenidos) no está funcionando como debería, pero que ya están trabajando en eso, ¡ah! y también que están muy orgullosos de la comunidad LGBTT… ah ok.

¿Qué pasó?

Esta inteligencia artificial, o software que regula el contenido de la plataforma, y su no muy adecuado funcionamiento, ha generado que otro sector importante de este canal, no esté nada contento con las prácticas de YouTube: me refiero a las marcas o anunciantes. Ellos se han quejado porque sus anuncios aparecen en videos con contenido negativo, que fomentan el odio, el nacionalismo irracional, la homofobia o la incitación al terrorismo.

Por eso estas grandes marcas comenzaron un boicot para retirar su publicidad de este canal, lo cual representaría una pérdida de 750 millones de dólares al año aproximadamente. Marcas como AT&T, Verizon Communication, Volkswagen, Audi, HSBC Holdings, el Royal Bank of Scotland y L’Oreal, Pepsi, Walt-Mart (la lista puede crecer más en estos días) y algunas agencias de publicidad, muy reconocidas e importantes en el mundo como Havas Group UK, quienes han quitado los anuncios de sus clientes británicos de Google y YouTube.

La agencia cuenta con una cartera de marcas muy reconocidas en Reino Unido, y tiene una inversión publicitaria que asciende a 580 millones de euros en anuncios digitales, de los cuales 200 millones corresponden a estas marcas británicas, entonces todo ese ingreso lo dejaran de recibir Google y YouTube en poco tiempo gracias al boicot.

Como ya te habrás dado cuenta, el problema de YouTube es bastante serio, ¿cómo lo resolverá? ¿Qué grandes cambios se avecinan en el paradigma de la publicidad digital? Seguro estos acontecimientos serán recordados en la historia del Internet. Mientras descubrimos qué pasa, ojalá se regule el uso de los filtros de restricción, ya que, de alguna forma se están “satanizando” contenidos por considerarlos “temas sensibles”, y otros tantos están pasando desapercibidos, aunque su contenido en verdad es nocivo para la sociedad.

En definitiva, la postura de restringir u ocultar temas de diversidad sexual (sea por el canal que sea) no es de ninguna forma una solución; la gente necesita información para dejar de rechazar o temerle a aquello que no conoce, para evitar prejuicios y más víctimas del odio. Por otra parte, considero que hay cosas más peligrosas para la mente de un niño, como los mensajes de odio o posturas radicales sobre cualquier tema.


Fuentes:
https://hipertextual.com/
http://verne.elpais.com/
https://www.theguardian.com/