Este sitio web utiliza cookies para poder brindarte la mejor experiencia.

Storytelling, esquivando los algoritmos de Facebook

Ya hemos hablado y escuchado hablar bastante acerca de las nuevas reglas de publicación de Facebook y sus maneras de evitar que las publicaciones que nos den la bienvenida en el News Feed, sean promocionales, lo que para ser un usuario normal de la red, suena como una excelente idea el deshacernos de la excesiva publicidad que nos asediaba a todas horas, sin embargo siendo una página de negocios, nos pone a tronarnos los dedos.

Facebook sencillamente quiere evitar que su red sea percibida por los usuarios como una red de anunciantes y regrese a ser aquel espacio virtual en el que una persona invertía su tiempo para sentirse cerca de los seres queridos y, por ende, un poco de felicidad, pero con el paso del tiempo la tarea de mantener a los anunciantes fuera de la red con más seguidores se volvió imposible, y cómo no, para Facebook, todo el tiempo es el prime time. Anunciantes e influencers por igual, encontraron en el gigante de las redes una ventana perfecta a la fama, y si bien en un principio era cómodo y relevante, con el paso del tiempo le fue quitando personalidad a la red.

Marketing de contenidos: el fénix renaciendo

En lo personal, consideraba al content marketing una estrategia agotada gracias al nacimiento de las publicaciones promocionadas, pues muchos consideraron innecesario crear contenido de calidad y apostaron por conocer las horas pico de conexión de su audiencia y lanzar el contenido pautado para que tuviera más alcance y, entre más impresiones, más ganancias. Pero las impresiones, ¿qué tan efectivas eran?

Como usuaria de redes sociales, lo consideré una terrible estrategia, como marketera, me ha parecido que Facebook es una excelente plataforma para hacer branding.

Después llegaron los clic bait y todos empezamos a perder fe en la humanidad gracias a los títulos engañosos y contenidos totalmente extraños y fuera de lugar; con esta técnica los clics se multiplicaron a la enésima potencia, cientos de marcas y anunciantes empezaron a unirse a la moda y entre clic bait y fake news Facebook empezó a caer de la gracia del internauta promedio.

Las marcas y estrategias un poco más aguzadas empezaron a optar por crear contenido de calidad que le diera la importancia merecida a las interacciones de los seguidores, sin necesidad de poner un call to action evidente, pues a muchos ésta práctica les parece un intento desesperado por ganar reputación para la marca. ¿Cómo lo hicieron? por medio de storytelling y narrativas transmedia. Sin darnos cuenta, muchos cedimos ante el encanto del storytelling, un claro ejemplo de esto es el éxito del que gozan cuentas como National Geographic, quienes con sus 85 millones de seguidores hacen del storytelling un arte.

¿Qué es el storytelling?

No es como tal un marketing de contenidos, pero sí tiene algo de eso. Para hacer una buena estrategia, es neesario tomar en cuenta el factor wow que hace que las personas, entre las altas mareas de contenido en las redes, se detengan para ver a detalle una publicación, recordemos que de la vista nace el amor. Pero no es suficiente postear una buena foto si en la descripción, que es el lugar en donde podemos hacer a nuestra marca brillar, nos dedicamos a contarle al internauta que tenemos 20% de descuento o que se suscriban a nuestras notificaciones, no, tenemos que darle un poco de lo que pide, dejando un espacio para que desee más.

Un punto importante para que las personas puedan identificar nuestra historia, es homologar la identidad visual, es decir, usar siempre el mismo slogan, los mismos colores y por supuesto, el mismo logo en nuestras cuentas e impresos; la repetición ayuda a que las personas puedan recordar nuestra marca y asociarla con la historia que queremos comunicar.

Cuando hablamos de darle al seguidor de nuestras cuentas un espacio para que desee más, nos referimos a hacer una conexión emocional, de nuevo, sin ser tan evidentes. Para estos efectos, es altamente recomendable incluir en nuestra plantilla de trabajadores y dándole cabida a profesionistas que tengan experiencia en el campo de la redacción y las humanidades, de esta manera nuestros relatos tendrán un toque menos frío que a veces como marketeros, no sabemos quitarle.

¿Has considerado que la mayoría de las personas que utilizan las redes sociales, siguen a las marcas que les gustan o con las que tienen planeado comprar un producto? Es por esto que la recordación de marca o brand awareness podría o más bien, debería ser uno de los objetivos principales de tu campaña de storytelling, una buena historia + repetición de logo y slogan = brand awareness, lo que puede convertirse en conversiones.

Burlando al algoritmo

No es como si fuéramos a engañar a Zuckerberg y apoderarnos de todas las interacciones sin inversión y sin pauta, es más bien aprender a agarrar al toro por los cuernos. ¿Ya no podemos pedirles a nuestros posibles seguidores que den like a nuestras publicaciones?, no hay problema, les vamos a dar un contenido al que no le puedan negar un like o un share. ¿Ya no van a salir nuestras publicaciones en el feed de los seguidores si no tienen relevancia?, nuestra historia dará la oportunidad de que los internautas se depositen en ella, así, sus comentarios le darán relevancia dentro del feed de sus amigos y conocidos.

Claro que Facebook puede intentar cambiar los algoritmos cada seis meses, pero como los marketeros que somos, tenemos que hacer uso de las herramientas que están a nuestro alcance para mantenernos vigentes, y ¿por qué no?, marcar tendencia y estar a la vanguardia. Un consejo off the record: las personas aprecian a las marcas y servicios que toman una postura y la expresan sin miedo: saber tratar a los detractores, también le da valor a nuestra marca. Te dejamos el ejemplo muy bien realizado de tomar posturas por parte de Burger King

 


Fuentes
www.forbes.com
www.inc.com
www.smartinsights.com