Este sitio web utiliza cookies para poder brindarte la mejor experiencia.

Orgánico o pagado, el mayor dilema en redes sociales

Todos hemos pasado por ahí, frente a la computadora pensando: “¿debería pagar para promocionar en Facebook o no?” Es una decisión que puede dejar perplejo a cualquiera.

Hemos visto grandes ejemplos de ambos, orgánico y pagado. Contenido que se ha vuelto viral de manera espontánea y contenido pagado que nos ha dejado la boca abierta.

Necesitamos que alguien nos explique, qué funciona y sobretodo cómo funciona.

Manten la oreja en el piso, aprende y adapta

El contenido orgánico funciona a favor de la comunidad, es la manera en la que conectas con los usuarios que ya te siguen. Suena lógico, pero es algo que a muchos se les olvida al momento de acercarse al orgánico.

También, funciona como tu principal herramienta de social listening, en otras palabras es la forma en la que te enteras acerca de lo que se dice de tu marca.

Ahora, esto no significa que el orgánico no puede llevarse a una audiencia más grande. Entonces el objetivo en este caso sería: crear conversación.

No necesitas gastar un sólo centavo para generar una conversación. Al final del día, la finalidad de las redes sociales es la conversación, entonces estas mismas nos otorgan herramientas para hacer conversación.

Es tan sencillo como un hashtag. Habla un poco de la industria, busca los hashtags y di algo que realmente le interese al público. Dales una opinión, una pregunta o empieza un debate. Mueve tu comunidad.

El punto de esto es que el escuchar y aprender son partes esenciales de la parte orgánica de las redes sociales. Deben venir de manera natural al estar activamente participando en la comunidad. Si no respondes efectivamente a nivel personal, una campaña pagada sólo traería más problemas.

Usa las redes sociales para escuchar a tu audiencia y saber que piden de ti

El contenido necesita de una audiencia

El contenido orgánico puede ser sencillo y poderoso, pero sin nadie que lo escuche no son más que palabras al viento.

El contenido debe ser primordial para tu plan de marketing digital. Si tu contenido no es bueno, nadie lo volteará a ver.

De la misma manera, si estas parado solo en una pradera, nadie se va a enterar de lo que estás diciendo.

Aquí puede entrar el contenido pagado, aunque no es necesario pagar por compartir, pagar puede amplificar el efecto del orgánico, usando las herramientas que nos dan las páginas podemos encontrar a nuestra audiencia.

Sin embargo, es recomendable probar primero las campañas sociales, promoviendo contenido clave como reportes, noticias y anuncios, en fin contenido realmente relevante que cause un impacto al momento de amplificar.

Usa las herramientas gratuitas que tienen las redes sociales para encontrar tu audiencia

Micro segmentación con campañas pagadas

Para dar a conocer tu marca, es necesario crear campañas totales, que tomen a un rubro muy amplio de personas, de esa manera tu marca empieza a existir en las mentes de los usuarios.

Sin embargo, cuando buscamos conversiones esto es muy poco productivo.

La generación de conversiones depende enteramente de la necesidad del usuario. Cuando hacemos un campaña gigante, el número de conversiones es muy bajo y se gasta dinero de más.

En cambio, si segmentamos hasta el mínimo común denominador (en otras palabras, lo que busca y gusta el buyer persona) nuestro número de conversiones se elevará y obtenemos más por cada centavo invertido.

De la misma manera, debemos tener en cuenta a quienes han comprado con nosotros con anterioridad. Así nace la idea de las listas de Remarketing para volver a llamar a los clientes satisfechos a través de promociones y ofertas.

El reto aquí es conocer a tu audiencia, si ya compraron contigo, probablemente ya tengas su correo electrónico. Eso te abre un abanico de posibilidades para dar ofertas, anuncios y contenido que le den al cliente la satisfacción de regresar cuando quiera.

Finalmente, las audiencias parecidas (look alike audience) nos dan la posibilidad de crear listas de usuarios que tienen cosas en común con tus clientes existentes.

Llámalos con la promesa de la comunidad, hazlos ver que ahí junto a tu marca hay sentido de pertenencia y eso los va a mover poco a poco hacia la conversión.

Busca el quien es quien de tu marca. Divide influencers de casuales, mapea tu marca hasta encontrar tu audiencia final.

No te pierdas ni un segundo

La audiencia global es gigantesca, pero para obtener tu pedazo de la cobija tienes que ir de pequeño a grande.

Primero encuentra tu audiencia base. El tipo específico de persona que quiere saber de ti y de tus productos, después buscas a todos los que se parezcan a este target.

Al final, y si todo va bien, puedes empezar a expandirte a nuevos mercados experimentando y ajustando como vaya moviéndose la audiencia.


fuentes:
www.smartinsights.com
www.impactbnd.com
www.adespresso.com