Este sitio web utiliza cookies para poder brindarte la mejor experiencia.

Facebook presenta nuevas medidas para calificar páginas

El algoritmo de Facebook está diseñado para que, al entrar a nuestro perfil, veamos antes que cualquier otra cosa, los posteos de personas que nos importan (amigos cercanos) y de las páginas que seguimos.

Una parte importante del éxito de Facebook es que con el paso del tiempo se nos ha hecho más fácil regalar follows, lo que ayuda al engagement de las páginas, pero ¿qué tantos follows que regalamos, son auténticos?

En nuestra navegación diaria podemos encontrar un sinnúmero de páginas que nos interesan de primera instancia, pero con el paso del tiempo dejamos de interactuar con los contenidos de esta, provocando que la página quede en el olvido.

Es normal que ninguna página quiera quedar en el olvido y que intente crear contenido que atraiga a los usuarios, pero ¿qué más importante que la gente que nos rodea?

Amigos, páginas y ¿grupos?

Anteriormente las personas acudían a redes sociales casi exclusivamente para enterarse de las novedades de sus contactos cercanos.

Conforme la gente fue pasando tiempo en las redes, los medios y las marcas fueron adaptando su contenido a las masas que dejaban del lado la media tradicional para invertir su tiempo en redes sociales.

El engagement aumentó, pero como Zuckerberg mismo lo dijo, nunca se esperaron tener el éxito con el que hoy en día cuentan.

Basados en la prueba y error, la plataforma se ha encargado de lanzar encuestas con las que buscan saber qué personas son las más importantes para sus usuarios.

Después de analizar la data, salieron con el nuevo algoritmo que da prioridad a las páginas y grupos que la gente sigue más de cerca.

Así es, los grupos han empezado a ganar lentamente la atención del internauta promedio, ya que fungen como una especie de foro en el que se habla de temas específicos, sin distracciones, sin anuncios.

El nuevo algoritmo de relevancia no solo se ha basado en dicha encuesta, sino que, basados en cuánto tiempo tiene una persona siguiendo una página y cada cuánto interactúa con ella, se mostrará en su feed con regularidad.

Espionaje consensuado

Para “mejorar los productos ofrecidos por Facebook”, la red social anunció su aplicación “Study from Facebook”.

¿De qué se trata? Sencillo.

Hace unos meses el medio de tecnología TechCrunch hizo una denuncia pública sobre el hecho de que Facebook había estado pagando a menores de edad para extraer sus datos de navegación a través de una VPN.

Después de instalar Facebook Research, la compañía pagaba hasta 20 dólares a las personas de los 13 a los 35 años por dar acceso total a su actividad web; información que nunca se aclaró con qué fines se utilizaba.

Después del escándalo, la red social decidió abrirse al público con Study from Facebook, asegurando que solo recopilará datos de mayores de edad sin compartirlos a terceros.

La iniciativa ha causado mucho revuelo, pues aseguran que intercambiar datos por dinero es un problema ético que la plataforma está imponiendo en los consumidores, pues la comanda para dichas acciones siempre es “entregas tus datos y a cambio te ofrecemos publicidad personalizada”.

A pesar de que las personas tienen la libertad de no acceder a dicho intercambio, quienes sí lo hagan, estarán poniendo en riesgo su integridad, pues se asegura que los datos no serán vendidos, pero la misma red nos ha acostumbrado a desconfiar un poco de su palabra.

El análisis de datos vs el robo de información

Dos conceptos que no quedan claros en el nuevo mundo digital es el robo de información y el análisis de datos y la razón es la ligerísima línea que separa a las dos prácticas.

En más de una ocasión hemos visto a empresas recopiladoras de datos teniendo problemas por el manejo de la data de sus usuarios, pero en el momento de desgranar las denuncias, llegamos a un punto fundamental: ¿qué tanto estamos dando nosotros mismos pie a dicho robo?

La verdad de la situación virtual actual es que los usuarios nos debatimos entre querer un mejor servicio y anuncios personalizados, y querer proteger nuestra data.

Muchas veces con tal de estar al día con las tendencias digitales, somos capaces de dar acceso ilimitado a las empresas, pero ¿de verdad nos conviene?

Como marketeros, nos conviene que la gente quiera un servicio personal, pues nos dan santo y seña sobre qué pasos debemos tomar para hacer campañas más eficaces, sin embargo, también corremos el riesgo de caer en campañas aburridas y predecibles.

Si vamos a estar impactando de lleno a nuestra audiencia objetivo, debemos conservar el espíritu innovador y darle al usuario una plusvalía con nuestro producto, para que no sienta la necesidad de probar con nuevos horizontes.

Al final es precisamente esto lo que ha intentado Facebook con los cambios de algoritmo y renovaciones al feed: mantener a la audiencia intrigada, pues la data indica que, si bien la gente conserva su perfil de Facebook, cada vez lo usan menos.

¿Qué buscan con esta recopilación de datos? Descubrir en qué momento y por qué las personas deciden cerrar sesión en Facebook y pasar, ya sea a redes hermanas como Instagram, o a competencias como TikTok.


Fuentes
www.socialmediatoday.com
www.newsroom.fb.com
www.elpais.com