Este sitio web utiliza cookies para poder brindarte la mejor experiencia.

Facebook, la búsqueda de orden social y Cambridge Analytica

La controversia de Cambridge Analytica ocurre en un momento interesante en la historia del mundo digital, específicamente un momento en el que el descuido de las leyes de privacidad del internet y el surgimiento de big data han llamado la atención de muchos usuarios generando bastantes preguntas pero pocas respuestas.

La gente se muestra cada vez más escéptica sobre el control que tienen los gigantes del internet sobre cantidades inconcebibles de datos personales y sus motivos detrás de las practicas de recopilación de datos.

Aún se desconoce la cantidad de información personal que las plataformas como Facebook coleccionan.

También se desconoce exactamente qué sucede con toda esta información.

Lo que queda claro es que los usuarios de las redes digitales están hartos de ser expuestos al riesgo de violaciones de privacidad y que el tiempo para hacer algo al respeto ha llegado.

 

¿Cúal es el problema con Cambridge Analytica?

Esta controversia comenzó cuando Christopher Wylie, un ex empleado de Cambridge Analytica, confesó que la agencia de consultoría política había usado información de 50 mil personas obtenidas a través de Facebook para guiar los resultados de campañas políticas como la de Donald Trump. El problema no es que se haya obtenido la información, sino cómo fue obtenida y cómo fue usada.

El poder de Facebook va más allá de ser una red social. Con 2 mil millones de usuarios, Facebook es sin ninguna duda, la base de datos más grande y más precisa que haya existido. Con cada click, con cada like, con cada interacción digital hemos voluntariamente creado una huella digital con el poder de predecir nuestro comportamiento a un nivel exacto sin tener en cuenta el poder que estos datos otorgan.

facebook

En el caso de Cambridge Analytica, la información fue obtenida a través de aplicaciones de tercera mano que solicitan permiso para acceder a tu información personal desde Facebook. Según Mark Zuckerberg, estas aplicaciones están sujetas a no compartir datos obtenidos por F la red social. Sin embargo, el creador de una de las aplicaciones compartió esta información con Cambridge Analytica.  Esta información después fue analizada a detalle para crear una campaña basada en el targetting psicológico capaz de manipular los votos y resultados electorales presidenciales de Estados Unidos.

Tras varios incidentes similares pero de menor escala, Mark Zuckerberg ha prometido cuidar el interés de la privacidad de los usuarios de la red social Facebook. Sin embargo, situaciones como estas comprueban que mantener seguros los datos de millones de personas no es tan fácil como parece.

facebook

¿Cúal es el futuro de las redes sociales y protección de datos?

La reacción tanto del público, los medios y el gobierno ante esta crisis ha sido severa. El movimiento #deletefacebook fue generado para boicotear a la red y proteger los datos de los usuarios de esta plataforma. Sin embargo, según un reporte de TechCrunch, el número de usuarios no se ha visto sumamente impactado y el fin de Facebook no llegará en el futuro cercano ya que la plataforma ha logrado crear una dependencia dentro de lo personal y lo comercial.

Lo que si se podría ver en un futuro es la implementación de reglamentos para las redes sociales y la recopilación de datos. El Congreso estadounidense comenzó a tomar acción al llamar a Mark Zuckerberg a dar su testimonio sobre la falta de medidas de seguridad que permitieron que Cambridge Analytica se aprovechara de los datos de los usuarios obtenidos a través de Facebook.

Durante esta sesión se mencionó el reglamento del uso de los datos dentro de las redes sociales tomando en cuenta los cambios que se están llevando a cabo en Europa para proteger la información digital de sus residentes. Estas leyes, conocidas como el Reglamento General de Protección de Datos o GDPR, buscan proteger los datos personales al reforzar la transparencia con la que las empresas obtienen, manejan y almacenan datos. Bajo estas leyes, es la responsabilidad de las empresas declarar de manera sencilla y comprensible qué datos se obtendrán, con qué propósito y su tiempo de almacenamiento. Aparte, deberán tener el consentimiento total de los usuarios para almacenar y usar su información.

Tanto como en las entrevistas y durante su testimonio ante el congreso, Mark Zuckerberg ha dado a conocer su posición a favor de los posibles reglamentos gubernamentales para Facebook. En una entrevista para CNN, Zuckerberg enfatiza que la discusión que se debe tener es cuales son los reglamentos correctos para Facebook, en vez de debatir si se debe reglamentar o no. Pero esto no se logrará hasta que los que están a cargo de regular cómo coleccionan datos, tengan un conocimiento más profundo sobre como funciona el mundo digital y las consecuencias del crecimiento de big data — algo que los senadores demostraron no tener. Así también, es de mayor importancia que el público este informado para poder demandar los cambios necesarios.

facebook

¿Qué significa esto para los marketers?

Aunque la resolución de el problema de Facebook siga sin un futuro claro, la controversia de Cambridge Analítica y las leyes del GDPR han demostrado que la privacidad digital es un tema importante para los usuarios de las redes sociales y del internet, afectando a los marketers que se fían en la recolección de datos para mejorar sus estrategias.

Mientras multitudes de personas y negocios han perdido la confianza en Facebook, la red social ha tomado medidas como disminuir el acceso a los API’s para las aplicaciones de tercera mano para asegurar la información de sus usuarios. También han estado informando al público de las precauciones que pueden tomar antes de compartir sus datos, por lo cual sugerimos tomar en cuenta las siguientes medidas:

  • Revisar los métodos actuales de colección de datos y crear lineamientos enfocándose en asegurar el uso ético de ellos, tomando en cuenta la seguridad de los usuarios.
  • Estar listos y dispuestos para cumplir con reglamentos locales, regionales, y globales.
  • Asegurarse que las aplicaciones de tercera mano sean aplicaciones verificados por las redes sociales y de confianza.
  • Enfocarse en obtener datos de calidad, en ves de obtener datos en cantidades y por métodos no éticos para evitar la violación de privacidad de los usuarios.