Este sitio web utiliza cookies para poder brindarte la mejor experiencia.

El FTC se irá detrás de las empresas que venden interacciones falsas.

Si estas pensando en tener interacciones falsas en las redes sociales, piénsalo de nuevo. La venta de likes, seguidores, comentarios y críticas falsas es oficialmente ilegal y el FTC está listo para tomar las medidas necesarias para ponerle un alto a estas prácticas fraudulentas. 

El primer caso de la FTC para mejorar la transparencia dentro de las redes sociales es el caso de German Calas Jr. y su empresa Devumi. Recientemente, el FTC llego a un acuerdo por una multa de $2.5 millones de dólares a esta empresa que se dedicaba a vender interacciones falsas. De estos $2.5 millones, Devumi sólo deberá pagar $250,000, mientras el resto de la multa será diferida. Este acuerdo es la culminación de una investigación que comenzó con un artículo del New York Times sobre el fraude en la era de las redes sociales. 

Según la investigación, la necesidad de ser popular e influyente en las redes sociales es lo que permitió que empresas como Devumi florecieran. Con clientes de alto perfil como negocios, marcas, y celebridades, Devumi recaudo mas de $15 millones de ganancias a través de la venta de interacciones en las redes sociales. ¿Qué tantas interacciones generan 15 millones de ganancias? Según el reporte, esto consiste de más de 58,000 órdenes de seguidores falsos en Twitter, más de 4,000 órdenes de seguidores falsos en YouTube, 32,000 vistas falsas en YouTube, y mas de 800 seguidores falsos en LinkedIn. Todas estas órdenes fueron cumplidas por 3.5 millones de bots, o cuentas falsas, cuyo diseño fue hecho con el propósito de imitar a cuentas reales, usando datos reales de personas actuales. La información usada para crear estos perfiles falsos incluye nombres, fotografías, y ubicaciones de usuarios reales en Twitter. Esto le agrega otro nivel de gravedad a las actividades de empresas como Devumi, ya que no solo fomentan actividades fraudulentas, si no también fomentan el robo de identidad. 

En el segundo caso del FTC, la empresa de cosméticos Sunday Riley fue reprendida por engañar a sus consumidores con críticas de producto falsas bajo la página de Sephora, donde los consumidores pueden comprar productos de Sunday Riley. La creación de estás críticas falsas fue ingeniada por Sunday Riley, quien dio instrucciones a sus clientes de crear críticas positivas para la misma marca, y críticas negativas para sus competidores. 

Según Buzzfeed, “La queja indica que en un correo de Julio del 2016 (CEO Sunday) Riley dio instrucciones a sus empleados de crear tres cuentas diferentes para la página de Sephora usando identidades distintas y VPN’s para ocultar sus identidades verdaderas. Los empleados recibieron instrucciones de crear nombres, ciudades, y tipos de piel falsas para estos personajes y crear correos electrónicos para cada uno de ellos.” 

Para Sunday Riley, las consecuencias de usar prácticas fraudulentas no fueron comparables con las de Devumi, ya que el acuerdo de Riley con el FTC no requirió una multa. simplemente se le ordenó a la marca suspender estas prácticas. Mientras se vuelve más importante para las marcas tener una presencia digital para sobrevivir, es importante que casos como estos salgan a la luz del día para ser el ejemplo de como las prácticas fraudulentas no serán toleradas y serán reprendidas. 

Se espera que conforme el FTC demuestre que se toma esta cuestión en serio, los vendedores y consumidores de interacciones pensarán dos veces antes de continuar con estos métodos engañosos. Casos como los de Devumi y Sunday Riley marcan un paso adelante en la batalla por crear una industria digital más transparente, sin embargo, todavía hay un largo camino por delante que requerirá la contribución de muchos, incluyendo a las plataformas de redes sociales y sus usuarios. 

www.socialmediatoday.com