Este sitio web utiliza cookies para poder brindarte la mejor experiencia.

¿Realmente queremos anuncios personalizados?

La comanda de todo marketero actual es: hacer anuncios personalizados de la manera más precisa y segmentada posible, de esta manera no perderemos esfuerzos mostrando nuestro producto a personas que no están interesadas en él.

Trabajar con datos de terceros puede ser la mejor herramienta para crear experiencias personalizadas si se hace de la manera correcta; sin embargo, hay una delgada línea entre la experiencia de usuario exitosa y la publicidad invasiva.

Día a día hacemos intercambio de datos con un sinnúmero de servidores, que por medio del retargeting crean experiencias de anuncios personalizados para cada cliente, pero ¿es esto lo que deseamos?

La reputación te precede

A pesar de estar molestos, muchas personas siguen acudiendo a Facebook los 7 días de la semana no solamente para checar las noticias de sus familiares y amigos, sino también para depositar datos en la plataforma.

Este ejercicio le ayuda al algoritmo a perfeccionar los anuncios personalizados que cada uno de los navegantes verá; los anuncios que veo en mi sección de noticias, no los verá mi amigo o mi primo, puesto que cada uno tiene comportamientos distintos (likes, comentarios, reproducciones, búsquedas, etc).

 La comodidad y facilidad de búsqueda son el plus que estas actividades ofrecen al usuario, ¿a cambio de qué? De nuestra data.

El tiempo nos vuelve más exigentes

Un reporte de E-marketer asegura que, tras diferentes estudios, la gente está totalmente dispuesta a recibir una experiencia de usuario mucho más personalizada, pero no están tan dispuestos a dar sus datos, lo que pone a los marketeros en una encrucijada, pues los anuncios relevantes incrementan la conversión.

¿Qué significa esto? Estamos dispuestos a tener la experiencia cómoda de los anuncios personalizados, pero no queremos pagar el precio; sin embargo, cuando una marca no ofrece una experiencia que se sienta cercana a nuestros gustos, nos sentimos decepcionados de la misma.

Gran dilema.

Cuando empezaba a popularizarse el internet, los anuncios pop-up eran algo obligatorio a lo que ya estábamos acostumbrados, eran parte casi obligada de la experiencia del internauta.

Sin embargo, estos anuncios funcionaban como una especie de campaña BTL, es decir, todos los anuncios eran para todas las personas, sin importar preferencias y costumbres de navegación, la gente empezó a quejarse y surgieron los Ad Blockers.

¿Si queremos anuncios personalizados, para qué queremos Ad Blocker?

Hoy, los programas de bloqueo de anuncios también son una manera de recopilar data de las personas, ¿quién y en qué dispositivos bloquea los anuncios con más frecuencia? El análisis de esta data también es una herramienta para enfocar los esfuerzos de una campaña.

Otro insight a tomar en cuenta es que, por personalizado que sea un anuncio, si es invasivo no será bienvenido.

A pesar de que parezca una buena idea secuestrar la pantalla completa del usuario para pedirle que se suscriba a nuestro boletín o poner un comercial unskippable a la mitad de los contenidos de video, esto suele irritar al internauta.

Muchas personas se dejan guiar por las emociones en internet, por lo que debemos ser bastante cautos al momento de abordar a nuestra audiencia si no queremos perder seguidores; si irritamos a nuestro cliente potencial interrumpiendo sus videos, pueden incluso bloquear nuestra página o reportar nuestros anuncios.

Entre la ética y la comodidad

En Estados Unidos y Europa, la red de seguridad RSA encontró después de un censo, que solo el 17% de las personas piensa que es ético recolectar los datos de los usuarios de internet para cualquier propósito y un 25% estuvo de acuerdo en que personalizar la sección de noticias de redes sociales era algo ético.

Esto deja mal paradas a las empresas de datos de terceros, pues la percepción sigue siendo que invaden nuestra privacidad a cambio de un beneficio mínimo, pues solo el 29% de los encuestados dijeron haber visto una mejora en las recomendaciones de productos y servicios.

Leer la data siempre es fundamental para cualquier campaña de marketing, de no hacerlo corremos con el riesgo de perder el foco y no cumplir con los objetivos de la misma.


Fuentes
www.emarketer.com
www.pewinternet.org