Este sitio web utiliza cookies para poder brindarte la mejor experiencia.

Nike y Colin Kaepernick, después de todo ¿funcionó?

Lo hemos visto en todos lados, unos están de acuerdo y se alinean detrás de la marca, otros compran y queman los tenis de la misma (¿Para lograr qué?, nadie sabe). Los hechos son estos: hace algunas semanas Nike volvió a Colin Kaepernic la cara de su nueva campaña. El ex-jugador de la NFL es famoso por arrodillarse durante el himno nacional para protestar la violencia policial a los afroamericanos. Está por demás decir que varios estadounidenses no estuvieron muy de acuerdo con la protesta y la controversia causó que el jugador no fuera contratado por ningún equipo para esta temporada.

¿Cómo lo tomó la gente?

Bajo este contexto, es normal pensar que la jugada de Nike fue algo muy arriesgado y que muy probablemente le costaría una gran parte de sus compradores. Es fácil caer en el tornado de noticias que se dió después dar a conocer el anuncio que celebraría el 30 aniversario del slogan “Just Do It”, puesto a que las historias más intensas son, como dijimos, de gente quemando tenis y otro productos de la marca, lo cual podría ponerle los pelos de punta a cualquier marquetero. Es imposible salir ileso de una pesadilla de relaciones públicas de este tamaño, nadie se recupera de algo así. Como muestra tenemos a Papa Johns, su costo en el mercado no ha dejado de bajar después de un solo comentario racista de su CEO y fundador, ¿cómo podría Nike salir de esta?

Wall Street reacciona

El martes 4 de septiembre, justo después de la revelación de la campaña, Nike marcó una baja del 3.2% al mismo tiempo que #NikeBoycott se volvió tendencia en Twitter.  Para ponernos un poco en contexto, en junio de este mismo año Nike intentaba regresar a la sociedad americana después de presentar bajas en sus ventas y varias tiendas en bancarrota, sin embargo en aquella ocasión presentaban ganancias de hasta 12% más que lo habían especulado, todo esto después de que hicieran una transformación del negocio end-to-end (de fábrica a usuario) en algo completamente digital.

Y bueno… ¿Funcionó o no?

Nos encantan los finales felices. Y así fué con Nike, pues tan sólo una semana después la marca ya había recuperado el 3.2% que había perdido y ahí no termina: a unos días de la campaña, las órdenes de venta en línea subieron un 27% cosa que no se vio en el mismo periodo el año pasado. Hoy muchos lo están llamando “un golpe de genialidad” pues nike demostró que conoce a su público y sabe hablar con ellos y alinearse a lo que esperan de las marcas que consumen. Los números no mienten, Nike, al ser una marca internacional ha ganado los corazones del público con esta campaña y a final de cuentas podemos decir que sí, la campaña para este 30 aniversario de “Just Do It” funcionó.


Fuentes

www.cnbc.com

www.marketwatch.com