Este sitio web utiliza cookies para poder brindarte la mejor experiencia.

¿Qué hace “compartible” el contenido?

Las redes sociales nos ofrecen información gratuita, fresca e imparable las 24 horas del día los 7 días de la semana; cada vez que decidamos entrar a alguna de nuestras redes sociales predilectas, encontraremos contenido nuevo o relevante para nuestros gustos y zona. Siempre encontraremos algo que nos haga parar (aunque sea unos segundos) para darle un vistazo a aquel post viral o comentario que nuestro contacto favorito hizo en una nota o video.

El tema es, gracias a los algoritmos, los posteos que podrían ser relevantes para nosotros difícilmente llegarán a nuestro feed si nuestro círculo de amistades no lo encuentra relevante también, y esa es la pesadilla del no-engagement que todo creador y curador de contenido tenemos noche tras noche.

share

Like for like

Entonces, ¿cómo hacemos que las personas se interesen en el contenido que decidimos compartirles? Hay muchas respuestas para esta pregunta empezando por: conoce a tu audiencia. Sin entrar en temas budistas del estilo “para conocer a los demás primero tienes que conocerte a ti”, diremos que es importante ponerse en el lugar del consumidor antes de ofrecerles algún contenido o producto, pensar cómo (aunque no seamos el target) nos gustaría que la marca le hablara a nuestra necesidad para convencerla de que son ellos quienes saben lo que queremos.

Tener una idea de qué motiva a las personas a compartir contenido nos ayudará a darle un enfoque mucho más claro y definido a una campaña, y más que hablarle al consumidor desde “hola soy el producto”, hablarle desde “hola, soy la oportunidad de que te sientas bien el día de hoy”.

contenido

Hablemos de datos. Social Media Today se encargó de recopilar la información de diferentes estudios que analizan los hábitos de los “compartidores” en las redes sociales, para poder definir un poco qué es lo que necesita tener un posteo para valer el share y encontraron lo siguiente:

Las audiencias de los 18 a los 29 años se encuentran principalmente en Facebook, Instagram, YouTube y Snapchat, mientras que de los 30 a los 49 años las personas siguen prefiriendo Facebook y YouTube. Las personas de más de 65 años no suelen salir mucho de Facebok.

Haciendo una comparativa de share por red social, encontramos que las personas son más proclives a compartir contenido en Facebook, con un arrasador 90%, seguido de Twitter con un 6% y  LinkedIn con un 2.5%.

El tipo de contenido también es importante; si es cierto que a las personas nos encanta el video, parece que nos gusta más compartir las infografías y las listas, ya que si un posteo contiene algún dato curioso o educativo, se considera como contenido de valor para los amigos y para la propia imagen.

¿Contenido de valor para los amigos?

Uno de los principales motivos que la gente mencionó cuando se le preguntó qué le lleva a compartir publicaciones, fue el sentirse conectados con sus amigos y contactos en general, esto hace que los posteos informativos sean la plusvalía que una marca puede ofrecerle a sus seguidores, ya que les ayudará a cubrir la necesidad de sentirse bien, informados, conectados y relevantes.

sharing

En cuanto a los comportamientos por género, las mujeres tienden a compartir más contenido teniendo también como motivo principal sentirse conectadas con sus amigos, pero buscando hacerlos sentir algo, ya sea enojo, curiosidad, felicidad, etc.

Los compartidores frecuentes son mucho más selectivos con el contenido de sus redes, pues tienden compartir solo información que mantendrá cierta imagen de ellos; tratan de mantenerse alejados de la polémica y por lo tanto, de posteos políticos. En general tanto los compartidores frecuentes como los renuentes evitan compartir información que “los hará quedar mal”.

Compartiendo emociones

Finalmente llegamos a la conclusión que esperábamos al borde de nuestras sillas: las emociones nos ayudan a compartir. Basta que un posteo nos despierte cualquier sensación para motivarnos a compartirlo, la mayor parte del contenido compartido en redes sociales nos causa gracia o nos entretiene, sin embargo la emoción que más impulsa a los usuarios es el asombro o el quedarse sin palabras.

 

Definitivamente compartir en redes sociales es todo un arte: como audiencia, encontrar algo que nos motive a llamar la atención de nuestros contactos es complicado, y como creadores de contenido, darle al clavo con un contenido bien planteado, relevante y que despierte la atención de más de un seguidor, es como encontrar el hilo negro del Social Media Marketing.


Fuentes
www.socialmediatoday.com
www.frac.tl