Este sitio web utiliza cookies para poder brindarte la mejor experiencia.

Influencers Virtuales

Encontrar el perfecto influencer para tu marca es algo complicado, solo pensar en la estrategia y negociación es algo abrumador. ¿Qué pasaría si en vez de busca el infuencer ideal para tu marca, podrías diseñar justo lo que buscas? El 2018 ya es un año muy bizarro, por consecuencia no nos debe sorprender que actualmente hayan influencers virtuales que son las reinas de Instagram.

 

Si crees que el mundo digital no se puede poner más extraño, conoce a las influencers virtuales Shudu Gram y Miquela Sousa, dos personalidades 100% virtuales.

 

Shadu fue creada por el fotógrafo Cameron-James Wilson, es una modelo de piel oscura que actualmente tiene 116k followers en Instagram, ella es considerada la primera supermodelo 100% digital del mundo. Según su creador ella fue diseñada hace un año usando tecnología de modelado de 3D, sus inspiraciones fueron las modelos Grace Jones y Alek Wek, mujeres que rompieron barreras en el mundo del modelaje. James dice que creó a Shadu para que fuera una especie de Princesa de Sudáfrica, “quería mostrar al mundo que hay otro tipo de belleza más allá de los estándares occidentales de pelo rubio y ojos azules”, comenta su creador.

 

Alcanzó un nivel de fama alto cuando Fenty Beauty, la marca cosmética de Rihanna compartió una imagen de ella en su cuenta oficial de Instagram, generando ruido sobre la modelo virtual. La foto obtuvo más de 200.000 likes.

Influencers virtuales

La imagen no fue una colaboración planeada solamente surgió como una idea, aparentemente a Fenty le gustó la idea por que compartió la foto y obtuvo más de 22,000 likes. Justo después de la publicación de la foto muchos se preguntaban si era una modelo de carne y hueso. Por esta razón luego de que la revista de moda Harper´s Bazar contactará al fotógrafo para que hablara de su musa, él decidió sacar a la luz el origen de su obra de arte.

 

A pesar de que el fotógrafo y creador decidió ser honesto sobre el origen de Shudu, no todas las reacciones fueron positivas. Muchos de los comentarios fueron hacia el hecho de que James podría haber contratado y pagado a una verdadera modelo negra en vez de crear una virtual. Muchos opinaban que la industria del modelaje es racista y que no existen suficientes modelos de tez oscura y ahora menos ya que en vez de darle trabajo a esta minoría, mejor crean un avatar.

 

No debemos olvidar que Shudu es una obra de arte, su creador es un fotógrafo que supuestamente no busca lucrar con Shudu, pero es el 2018, un acuerdo comercial con alguna marca no está del todo fuera de foco.

 

Miquela Sousa: La influencer creada por CGI

 

Ahora hablemos del caso de Miquela Sousa, la nueva “it girl” virtual.  Su cuenta @lilmiquela cuenta con más de 1 millón de followers, ella se presenta como una chica joven, con pecas, labios grandes, pelo oscuro y con una mezcla de etnicidad brasileña y española. En su contenido podemos ver que ha llegado a colaborar con marcas como, Prada, Chanel, Supreme y Vans. Así mismo usa sus redes para apoyar movimientos sociales, como Black Lives Matter y Black Girls Code.

Influencers virtuales

La “It Girl” virtual tiene 20 años, es una modelo y cantante que vive en Los Ángeles, California. Fue creada en el 2016 por una pequeña compañía llamada Brud, al principio de la carrera de Miquela no se sabía mucho sobre su procedencia hasta que su cuenta fue hackeada por otro CGI avatar. El otro avatar prometió regresarle la cuenta con la condición de Miquela fuera honesta sobre su origen. No estamos seguros si esto fue un truco publicitario o una cyber pelea real, pero gracias esto se dejó en claro que Miquela es una influencer virtual.

 

¿Ahora mi feed estará lleno de influencers virtuales?

 

Al empezar a discutir este punto, hay que también pensar en algunas cosas técnicas sobre los influencers viruales. Según las reglas de Instagram, debemos confiar en la reseña y opinión de alguien que técnicamente no se puede probar alguna ropa, maquillaje o gadget. Pero las marcas ven esta oportunidad para convertir a un maniquí tecnológico en influencer.

Tratemos de pensar y analizar los efectos que tendrían estos cyber influencers en la sociedad actual. Hay un montón de diferencia entre la personalidad de las personas reales y las personas creadas por computadora.

 

Autenticidad. Todos los influencers son digitales, ya que conocemos de sus opiniones solamente por medio de una plataforma. Se comunican con su público gracias a los medios digitales. Pero los influencer virtuales técnicamente no pueden probarse ropa, probar productos comestibles, maquille o hasta experimentar servicios, su opinión en redes sociales no es autentica ya que solo se puede basar en la tendencia.

 

Expectativas irreales. Los influencers virtuales están diseñados para ser perfectos, por esta razón es que son peligrosos ya que promueven un estándar de belleza, estilo y cultural que no es real. Esto puede dañar sobre todo a los jóvenes, ya que crecen influenciados por estas personalidades virtuales, que fomentan un estereotipo para nada real.

 

La esencia de un influencer es promocionarse como alguien que es el primero en probar algo innovador y también ser alguien con visión, que pueda identificar la tendencia dentro de su especialidad. Su labor es dar a la audiencia un juicio justificado, es decir son curadores de recomendaciones y productos. ¿Cómo podríamos confiar en alguien que no puede tener una opinión personal y genuina de los productos?

 

Por otro lado, las celebridades y no celebridades que seguimos por medios digitales son personalidades que aparecen digitalmente, los expertos predicen que los influencers virtuales son solo una parte de la revolución digital que está yendo en dirección a los espacios virtuales.

 

Un camino que los influencers virtuales proponen es que ahora las marcas podrían crear su propio avatar, simplemente porque es más practico y sencillo controlar una personalidad virtual que a un ser humano.

Los mismos influencers podrían aprovechar esta nueva dirección a los espacios virtuales. Podrían crear su propio avatar virtual y colaborar con ciertas marcas que tal vez no podrán hacerlo con su personalidad de carne y hueso.

 

Es muy posible que nuestro feed se llene de personalidades virtuales, pero lo que tenemos que hacer como sociedad es mejorar nuestro juicio para que no nos afecte negativamente.


Fuentes
www.wired.com
www.bbc.com
www.adweek.com